jueves, 7 de marzo de 2013

Buscaba que me dijera algo lindo y solo conseguí la observación ‘Tenes un anillo en el pie’

- Estás re…. (silencio)
- Re qué? Re vieja, re gorda….

El Sr. Verborragia me recibió de pantalón corto, me miró y no terminó la frase. Yo que ando en esos días en que mi autoestima anda por el subsuelo, completé la frase con mi inseguridad crónica. Necesito que me digan cosas lindas, siempre. Pero nadie me las dice y si lo hacen, no les creo.

- No, estás re adolescente con ese buzo rosa
- …
- Te viniste caminando?
- No, por?
- Como no quisiste que te pase a buscar…
- Porque me incomoda ir con vos en auto, tengo que conversar y no sé de qué

Una gran verdad, siempre es más fácil sacarse la ropa, exponer *entregar* el cuerpo y después chau. Nadie atraviesa el caparazón. Me habrás cogido, sí, pero no sabes nada de mí. Si no me conoces, no me podes lastimar.

Quisiera dejar de portarme como una pelotuda.