lunes, 12 de noviembre de 2012

Tengo tantas cosas que hacer, acumuladas desde hace semanas, pero pocas poquísimas ganas de arrancar... Estoy cansada, me duele un poquito acá, otro poquito allá y tengo muchas ganas de llorar. Quiero que me toquen, que me hagan mimitos, que me saquen los nudos de la espalda, que me digan que todo va a salir bien.

Tedio/Miedo.

Son las 10 AM y las ventanas del trabajo están abiertas de par en par. Me gusta pero mi cuerpo se rehúsa. Odio sentirme así, onda está todo bien pero a vos siempre te duele algo. No podés disfrutar y estar al 100% porque tu cuerpo somatiza, porque tu cabeza labura más de la cuenta, porque le temes al cambio, porque no te querés arriesgar, porque te arrepentís de todo, porque odias ser tan fácil y usable, porque odias tener tan poco amor propio, porque te odias. 

Hay sol, hace calor, todos andan más livianos y de mejor humor y vos...
Qué carajo necesitas para ser feliz? 
Ya no lo sé.