miércoles, 21 de noviembre de 2012

Panza llena, corazón contento y la sangre que cae. Todo va volviendo a la cuasi.normalidad.

*

Me gusta el perfume del pibe de sistemas y su apellido también. Me gusta su altura, sus rulos y como se viste. El apellido es lo más posta, la rockea y hasta cometería la imprudencia de ponerlo por escrito *acá* para que se sepa que no exagero.

*

Una semana laboral de mierda en la que me replanteo absolutamente todo, hasta el largo de mi flequillo y su implicancia en mi infelicidad.