martes, 13 de noviembre de 2012

Envuélvete toda que te llevo hoy


En mi antiguo diario encontré “Si un día D está solo y con hambre, va a aparecer. Como yo vivo hambrienta, le voy a decir que sí”. Dicho y hecho. En mi defensa voy a decir que venía de una abstinencia bastante larga. Lo del poco amor propio lo charlamos otro día ¿dale?

Que bueno que está satisfacer necesidades, llegar al extremo, donde las ganas son inaguantables, donde no se piensa más que en concretar, *saciar* . Como cuando tenes mucha sed y tomas agua y sentís como te recorre internamente o tenes mucho hambre y el primer bocado te *llena* la boca, masticas y sentís como se deshace. Como cuando estás muy cansado y apoyas la cabeza en la almohada y sabes que ahí se termina el día – o la noche – y desconectas la cabeza , te rendís y adiós o como cuando te calentás mucho y ya no das más y finalmente te penetran y…..