martes, 23 de octubre de 2012

Detesto los martes por el solo hecho de ser martes. Llueve mucho. Venía dispuesta a escribir Llegó el momento de cerrar ciertas puertas y empezar a abrir algunas ventanas, pero me dieron ganas de invitarte a dormir.