martes, 28 de agosto de 2012

Mi reloj biológico está sonando tan fuerte que dejó sordo al vecino.