lunes, 23 de julio de 2012

Y al final tanto invocarlo, el chino apareció a las 7 AM de un domingo. 
Y no estaba borracho.
Ni drogado.
Cogimos igual.

*

Los domingos no son mi fuerte, los lunes tampoco y menos después de dos semanas de vacaciones.