jueves, 19 de enero de 2012

Como es la vida, cuantas veces en el cielo, cuantas en la oscuridad

Que lindo jueves. Tengo en la mesa de la cocina los dos libros que quería “El monje y el filósofo”, “Alicia en el país de las maravillas”, pilas nuevas para mi vibrador y media docena de medialunas con dulce de leche. Remonté y estoy contenta.

Muy contrario a la jornada de ayer, donde hablé con J después de largos meses. No estuvo bueno, no me trajo buenos recuerdos, no por él sino por la época en que lo trataba. Fue como retrotraerme a cuando era infeliz 24 horas al día - menos cuando dormía - cuando me sentía sola. Bocha de sentimientos tristes. Estás mejor ahora? fue una de las primeras cosas que me preguntó. Sí, por suerte. No es nada personal – el rechazo y el pocopoquísimo sexo ya lo perdoné – pero no puedo controlar que mi mente lo asocie a esa época tan de mierda. No sé si lo podrá entender.