lunes, 30 de enero de 2012

Con D, un gil que me comí hace mucho, no nos hablamos pero la noche del sábado rompió el silencio sólo para decirme, entredientes y de pasada porque la novia no lo estaba mirando "Chau Forra". No tenes cara, gordo idiota.