lunes, 16 de enero de 2012

Creo que todo este ataque de infelicidad repentina, onda mi vida es una mierda y me está saliendo todo como el orto, se debe a mi existencia más que prolongada sin auriculares. Desde que se me rompieron por segunda vez, no puedo caminar más de 3 cuadras sin ponerme a pensar cosas feas.