viernes, 28 de octubre de 2011

A esta hora de la tarde me agarra una cosa que no puedo explicar y me molesta de sobremanera que “mi novio” no siga mi juego de doble sentido.

*

El laburo bien, el sueldo no tanto. Ayer firmé el recibo por una cifra miserable que recién voy a cobrar la semana que viene. Eso me re bajó y
todavía lo estoy digiriendo. Ya veré como lo estiro.

*

Está lloviznando. Quisiera dormir pero mi mente tiene una
idea fija.