lunes, 17 de octubre de 2011

Arranqué la segunda semana en mi laburo nuevo - sección Administración - y a veces pinta ser la chica de los mandados, otra la diseñadora de afiches, la perforadora de hojas, la ordenadora de expedientes, etc. Veremos como se desarrolla todo de acá a fin de año, que es la fecha de cierre.

Mientras tanto sigo yendo a terapia – que haría sin vos Gloria?! – y sigo de novia con el que alguna vez fue un chongo re copado. No es que sea el peorrr de todos pero sí es igual a los demás y no es que tuve muchos novios en la vida pero para muestra sobra un botón.

Hay un amigo del Chino que me cae especialmente mal. No es un pelotudo como el resto sino que viene a sacar lo peor de mi novio: comparten el gusto por la joda y los no-compromisos y eso me rompe tanto las pelotas. Veníamos piloteándola hasta que el flaco llegó a la ciudad y ahí zas!

-Nos peleamos más de lo habitual.

-Nos vemos menos.

-Hablamos menos.

-Nos odiamos más.

Y sé que parezco una boluda triste que se autoengaña echándole la culpa al amigo porque, obvio, no lo amenaza de muerte para salir de caravana pero bueno te hubieras quedado donde estabas pibe!

Una vuelta estaba tan excluida de su onda (?) que los dejé irse a tomar un vino al campo solitos… Dejame en mi casa antes. Nos vemos chicos, los dejo garchar tranquilos.