lunes, 24 de octubre de 2011

De seguir así voy a empezar a patear para el otro equipo

Es que esa sub-raza me tiene las pelotas llenas, son todos igual de imbéciles y tramposos. Y yo tengo pelotas, sí, pero también tengo corazón y no me cago en los demás. Si encuentro a una que se parezca a Celeste Cid me hago torta. Fue. No sé si el chino me metió los cuernos o se está gateando a alguna minita pero acá pasa algo raro. Acá hay gato encerrado – nunca mejor dicho -. El fantasma de la infidelidad siempre acosándome.