lunes, 1 de agosto de 2011

"La relación"

Le molesta que le diga que es un volado y que hable de lo nuestro como “la relación”. Le molestan mis comillas, mi sarcasmo. Le molesta que diga que somos novios por decisión suya, hacete cargo. Sí, pero dejame tomarlo con soda y limón porque “la relación” fue tan sorpresiva que me sigue causando gracia y estoy un poco grandecita para lidiar con esta burocracia del noviazgo.

Quise dejarle bien en claro lo del blog, porque resulta que el señor se abrió su propio blog – el cual yo desconozco – pero sabe que si pongo manos a la obra y lo rastreo, lo tengo. No obstante le dije que por el bien de mi salud mental, por su bienestar y el de “la relación” no pienso hacerlo a cambio de que él deje de leer el mío. Ley pareja ¿no?

Ya me había prometido antes que no lo iba a leer más pero hace poco se pisó diciéndome algo no de mi blog, sino de mi Twitter así que peor! Anda husmeando por todos lados. Puso cara de no sé no sé y dijo que lo iba a intentar. Puedo llegar a pensar que lo va a leer a escondidas, una que otra vez, onda A ver que puso esta forra, pero que sea vivo y se calle. Que te juego que dentro de una semana se manda al frente solito y ahí sí se arma!

Mi argumento es que me siento limitada, censurada, para escribir sobre él u otro flaco con total libertad. Además que necesidad tiene, si le cuento bocha de cosas… y no creo que quiera saber cuando hice qué cosa y con quien.

Claro, él corre con ventaja: ni siquiera fue que se le escapó sino que lo descubrí yo chusmeando por encima de su hombro. Más vale que se cuide porque le voy a hacer la vida imposible. La novia que te buscaste, chino.