domingo, 24 de julio de 2011

Los domingos no son para lamentarse por pavadas. Para eso están los lunes.