sábado, 2 de julio de 2011

El chino me estafó. Apenas puse un pie en su casa me dijo Hoy estoy sólo para mimarte cuando lo advertí de mi dolor de ovarios, de espalda y mis hormonas a flor de piel. Al rato estaba llorando y gritándole. Estoy hecha mierda, tengo la misma cara que la pobre cornuda de la Farro.