martes, 19 de julio de 2011

De porque no soporto el "Hola linda"

Resulta que una vecina y amiga de mi abuela además de ser muy chusma, era muy fea. En realidad ante mis ojos de niña no era ni linda ni fea pero mi abuela y mi madre son dos terribles hijas de puta que la llamaban “la linda” y no Carolina. Cuando pregunté el porqué del apodo me respondieron que era “porque era fea” (?). O sea una maldad absoluta y carente de originalidad.

Ya de grande, me daban ganas de ponerle una piña a cualquiera que se me acercara diciendo Hola linda. Volá de acá flaco, me haces acordar a mi mamá con tu ironía barata.

Hasta que me muera linda va a ser sinónimo de fea. Gracias mujeres.