miércoles, 15 de junio de 2011

Well well well

Tener una entrevista justo cuando estás empezando a ovular tiene su lado bueno - la piel divina, usas menos maquillaje y te sentis más segura - y su lado malo - ante el menor imprevisto corres el riesgo de largarte a llorar-. Si depende de mí, me los como crudos.

*

Villa Insuperable. Que buen nombre...