domingo, 3 de abril de 2011

Desayuno en la cama un domingo de lluvia para demostrarme a mí misma que la vida es más que mala onda masculina, problemas familiares y laburo en negro.