domingo, 3 de abril de 2011

Mrs. Magoo

No veo de lejos.
No veo nada de lejos.
Entendiendo “lejos” como 10 pasos adelante.

He saludado gente al mismo tiempo que susurraba Supongo que te conozco.
He confundido a mi hermana con un pibito cualquiera a la salida de un boliche (si se entera, me mata).
He parado colectivos a dos milímetros de la parada porque Ah, es el 14.

Obviamente que: uso anteojos; son permanentes; no cumplo; no salgo a la calle con lentes ni en pedo; me las mando.

La última que me mandé y la peor de todas fue subirme al auto equivocado. Es algo re pelotudo, que roza lo absurdo tipo cómo no te vas a dar cuenta, pero pasa! Resulta que era la primera vez que me encontraba con X y desconocía el auto que tenía. Quedamos en que me pasaba a buscar por casa, me mandaba mensaje y yo salía. Por esas putas casualidades a la hora pautada se estacionó un auto rojo en la entrada de mi casa. Pasaba el tiempo y no llegaba el mensaje de confirmación, así que me mandé igual.
Me subí cagándolo a pedos ya (me sale ser ortiba).
Dijiste que me ibas a avisar dije mientras cerraba la puerta y ahí, recién ahí, escuché una voz que no era la del flaco en cuestión.
Perdón? me dijo el desconocido.
Lo miré y el chabón estaba más desconcertado que yo. Imaginate! una loquita que se sienta adelante pasándote factura porque no le avisaste…
No tuve tiempo de ponerme colorada, balbuceé un ayperdónmeconfundí y en milésimas de segundo me escabullí del auto, del barrio, del mundo.