viernes, 25 de febrero de 2011


"(...) Lo que los niños notan muy claramente es que no satisfacen los deseos de sus padres o más sencillamente que no han sido deseados. Se sienten culpables de decepcionarlos, de producirles verguenza y de no ser suficientemente buenos para ellos. Por ello piden excusas, pues quisieran reparar el narcisismo de sus padres. Lo hacen en vano."

El acoso moral - Marie France Hirigoyen