miércoles, 5 de enero de 2011

No estaba en mis planes

Tuve la brillante idea de ir a comprar una coca a las dos de la mañana. D, que es todavía más brillante, me torturó haciéndome manejar en el aeropuerto. Perdimos tanto tiempo que volvimos en el momento equivocado: en frente de su casa nos paró la policía para que seamos testigos porque apareció un auto buscado por homicidio. De 3 a 7 AM me cagué de frío, dormí entrecortado, D en una casa desconocida, yo en la calle. Que noche de mierda.