domingo, 12 de diciembre de 2010

Dije que el fin de semana lo iba a pasar en la casa de mi abuela – es como ir al campo. Cero tecnología – para bajar un cambio y descansar y al final hice todo lo contrario.
Ayer estuve trabajando como refuerzo en el local de ropa, cené, dormité unas horas y me fui con D a tomar algo a la casa de un amigo suyo. Chasquibum, birra y a la cama. Hoy no me podía levantar. La verdad que me saco el sombrero ante las vendedoras, porque la gente es cansadora. No todas pero la mayoría rompe las pelotas deliberadamente, como la gorda esa que entró 20:55 cuando se cierra a las 21 y empezó a buscar esto y aquello hasta que quedó ella sola y no se dio por aludida, sino que tuvo la caradurez de decir No tenes una musculosa para ponerme con esto y cuando se la pasaron dijo Igual es para probar como queda, nada más. Forra.