domingo, 3 de octubre de 2010

La verdad es que...

Todavía no me mudo porque voy a extrañar muchísimo mi duchador.

*

Con vos tuve mil noches de placer
Y nunca nos pudimos conocer…

Parece que un día eché a volar mi imaginación sin saber que tenía mucha y así, con el tiempo, fui perfeccionando la técnica. En los casos que se haya concretado elegí quedarme con mi mente porque los tipos son muy básicos y predecibles, aunque siempre hay un par de excepciones (que no vienen al caso).