domingo, 1 de agosto de 2010

Sigo con el pelo decolorado, salgo a la calle con gorro. Después de 48 horas tener tres colores diferentes en la cabeza no me parece tan mal.
En vez de ir al psicólogo - que sé que lo necesito con suma urgencia - elijo cambiar de color de pelo, cortármelo, etc. le dije a J. Es más fácil. Soy buena evadiendo.
Fue una decisión deliberada: arrancamos Agosto con cambio de look, vida nueva, dejamos atrás un pasado de niggar for ever. Ahora me lo creo, dentro de una semana hablamos.


*


Le dije a Roque que me voy a teñir de rubia a ver si con eso me empieza a querer.
No respondió.