domingo, 8 de agosto de 2010

Material de Archivo

Encontré la prueba que necesitaba para demostrarle a cierta persona que vengo remándola desde hace rato, obteniendo siempre la misma respuesta: Oleeee!


1º conclusión de la mañana
Arranqué la noche pensando Sin alcohol de por medio no tengo chances.
La termino a las 6:08 AM diciendo con o sin alcohol las posibilidades de apretarme a G son nulas. A G o cualquier otro ser humano del sexo opuesto.
¿Qué carajo tengo? Salvo que ya todos estén enterados de mi mal carácter y mis celos patológicos.
-
Recién ahora – domingo a la tarde – me descubrí un moretón re grosso en la rodilla, me lo debo haber comido en el bailecito ska. Hablando de esa noche el mismísimo G comentó mi estado (Léase: 1º conclusión de la mañana) diciendo “naaa, dale átomos!” lo que se traduce – supongo – en dale para adelante. El chabón no se da por aludido, pobre. Más que átomos le tengo que dar hormonas a este escorpiano trucho.


Canela dulce canela, tendrá lo suyo el que espera ♪ pero a veces es mejor abandonar la espera de lo que nunca va a pasar. End of the story.