domingo, 15 de agosto de 2010

Llega un momento en la vida en el que te das cuenta que ya no tenes 15 años

Y te encontrás en una feria americana preguntándote si no estás un poco grandecita para comprarte una pollera escocesa. Mandé mis 26 años a la mierda y me la compré igual que carajo!