viernes, 6 de agosto de 2010

Con esto de que el domingo es el día del niño salen todos los que son padres y no sabía. O en algunos casos resultan tener más hijos de lo que pensaba. No me banco a los padres – eso es de conocimiento público – pero los más giles salen en estas ocasiones a decir cuánto gastaron en los regalos para sus críos.
Y mejor lo dejo acá porque sino me cebo diciendo que la felicidad de los chicos es a largo plazo, como cuando sos grande y recordás como tu viejo te quería y te lo demostraba o te apoyaba y no que te compró la casa de Barbie pero en tu puta vida te dio un abrazo.