lunes, 12 de julio de 2010

Vamos mi vida, las fronteras son más fuertes hoy en tu interior…♪





Lunes del orto.
Hoy tengo problemas de ego.
Nunca me jode y justo hoy sí lo hace que me retoquen la nota, que me cambien el título. Pavadas. No voy a bardear porque generalmente no me molesta pero hoy no sé que carajo me pasa.
Tengo mucho sueño, quiero una siesta santiagueña pero tenemos visitas y no cualquier visita: mi hermana trajo a la amiga más sorda – y por lo tanto más gritona – que tiene.
Mi vieja amagó con las mates y nada.
La calefacción a mil y ni un bache de silencio.
Pido gancho.


*


Haceme acordar no encararme a nadie nunca más en mi puta vida, porque si después voy a sentirme así…
G me desarmó. El efecto del abrazo ya se me pasó. Fue lindo pero efímero.
Es como le dije esa noche disfrazándolo de joda: “No vine a que me digas que sí o que no. Me llegás a decir que no en la cara y me rompes el corazón”.
Él se rió, se estuvo riendo todo el tiempo. Creo que de los nervios. Se lo dije Decime que te estás riendo de los nervios y no de mí porque te mato - Sí, es que no estoy acostumbrado… Y vi que transpiraba; le brillaban las sienes, se reía y caían gotas en su frente. Pobre, la estaba pasando mal. Se lo repetí, no te voy a volver a joder. No me gusta andar incomodando a la gente. Está bien que quizás te lo mereces porque no me diste bola (esas cosas joden) pero no es mi estilo, no te voy a andar incomodando a propósito.


*


El día después de mañana

G no me dijo ni que sí ni que no, me tiró dos abrazos y me mandó conforme a mi casa. Debe haber leído mi blog ja! Porque el abrazo me liberó de todo. Necesito que me toquen más seguido, definitivamente.


*


Qué raro! Estoy cansada de escribir notas, quiero irme a vender pochoclos.