sábado, 24 de julio de 2010

Son muy pocas las personas que me ponen de mal humor con solo verlas o hablar de ellas. Bueno, hoy tengo un par. La diferencia es que uno se salva porque está a miles de kilómetros; el otro, menos suertudo, a un par de cuadras.
El que vive lejos me habla del que vive cerca. Lo justifica, me hace preguntas, me hace recontar la historia por enésima vez. Loco, vos tampoco entendes? Acaso todos los tipos que me rodean son unos infradotados a excepción de mi mejor amigo A que capta las indirectas mejor que nadie?!

El que vive lejos pregunta Apareció el pibe de las flores?
Yo, con cero paciencia respondo No, nadie se hizo cargo.
El que vive lejos pregunta Qué raro!Ya va a aparecer.
Yo, con cero paciencia respondo Sea quien sea, no me interesa.
El que vive lejos pregunta Por qué?
Yo, con cero paciencia respondo Porque es alguien que no me conoce. Cualquiera sabe que detesto que me regalen flores.


*


Eh.... cualquiera que me conoce sabe que le tengo fobia a los gatos, no soporto las flores como presentes y detesto la ropa color marrón.