domingo, 25 de julio de 2010

Si no sabes, no hables viejo de mierrrda.
En mi otra vida espero no conocerte.
En esta no tuve suerte.
Vos sos una de las razones por las que nunca quiero volver, por las que siempre me quiero ir.
Qué imbécil y cruel podes llegar a ser!
Un ignorante de muchas cosas y sobre todo de las emociones.
A la gente como vos la vida no los tendría que hacer padres.