domingo, 25 de julio de 2010

Perdoná, estoy ovulando

La salida de anoche tuvo su momento cúlmine cuando empezamos a hablar de las enfermedades que hoy atacan a nuestros seres queridos y me largué a llorar inesperadamente en el medio de la plaza, contagiando a mi amiga. Perdón! dije apenas ví que la otra también lloraba.
Perdón porque estoy ovulando, perdón porque me debe estar por venir seguramente, perdón porque no tengo un argumento que explique por qué me largo a llorar en plena calle.