domingo, 4 de julio de 2010

Feliz domingo para la juventud!

Imaginate arrancar un domingo levantándote a las 8:30, saliendo emponchada y sin desayunar, con 4 bolsas de supermercado colgando del brazo, yendo a visitar a tu abuela - todo bien con Rosita pero que hinchapelotas, dios! - y teniendo de fondo la misa de domingo. Y todo eso antes de que el reloj marqué las 10 AM.
Imaginate.
Lo peor es que me descubrí respondiendo mentalmente los salmos o como se llamen. Te alabamos señor, la paz sea contigo y la que más me copa No soy digno de que entres en mi casa. No soy digna de que duermas en mi cama tampoco.