viernes, 23 de julio de 2010

Canela improvisa

Me cancelaron a último momento. Lo pasamos para otro día. Bueno, está bien, hace frío. Arreglamos. Sí sí, yo te llamo.

Y ahora qué? Había organizado mi noche - bue' no organizado, pero algo parecido - y ahora no sé que carajo hacer entonces corro a sentarme en la computadora a buscar fotos de bull terriers en Mercado Libre (?) mientras me pregunto mentalmente si el kiosco de Darwin todavía está abierto.
Contactos conectados: ÉL. Ocupado. Mala onda.
Celular sin crédito.
Cero ofertas, igualmente.

No queda otra que cerrar ventanas, cerrar sesión, emponcharme y salir corriendo al kiosco amarillo que nunca me deja en banda, que siempre tiene algo que ofrecerme y volver a mi casa con una compra de $10 mínimo para pasar la noche de viernes.